La villa de Sitges

La villa de Sitges

Historia de Sitges de como se ha convertido en uno de los destinos turísticos mas llamativos de Cataluña

La ciudad de Sitges se encuentra a unos 40 km al sur de Barcelona pasadas las costas del Garraf, dentro de la comarca del mismo nombre. Su frente marítimo se extiende 17 kilómetros entre la cala Aiguadolç y el barrio del Vinyet.
La tradición y una serie de arqueólogos han remontado los orígenes de la villa a la antigua ciudad romana de Súbur, de ahí el eslogan turístico de La Blanca Súbur, aunque, de hecho, la
ciudad se menciona por primera vez en un documento escrito en latín el año 992, donde es denominada Cegias. Los linguistas hacen derivar el nombre de la villa del plural del sustantivo catalán sitja que significa “hoyo profundo en la tierra”, “brecha” o “pequeño hoyo”.
Ciudad actual se formó alrededor del Castillo de Sitges, cuya existencia se menciona por primera vez en un documento que data de 1047, dependiente del obispado de Barcelona y que posteriormente pasó a formar parte de los linajes Centelles y Fonollar, antes de ser adquirida por Pia Almoina por cien mil sueldos.
El Castillo experimentó una serie de altibajos: Fue reconstruido en 1523, destruido en 1649 por las tropas castellanas durante la Guerra dels Segadors, y reconstruido en 1681. Después de distintas peripecias, en 1888, el castillo fue demolido, y su solar se levantó el actual consistorio, obra de Salvador Vinyals.
Desde 1788, fecha en la que Carlos III liberaliza completamente el comercio con América, sus habitantes se dedican al comercio que enriquecen la ciudad. Esta euforia lleva a América (Buenos Aires, México y, sobre todo el Caribe) y en el norte de Europa, llegando hasta San Petersburgo. Sin embargo, el siglo XIX se verá afectada por la guerra de independencia y la guerra carlista, la pérdida de las colonias y los estragos de la filoxera, acontecimientos que afectan negativamente el desarrollo económico de la ciudad.
Afortunadamente, estos desastres se verá parcialmente compensados por las inversiones de americanos que habían regresado a sus hogares después de haber hecho su fortuna en el Nuevo Mundo.
Filoxera apareció en Sitges en la última década del siglo XIX, pero no pudo destruir la producción de vino malvasía dulce y suave, típico de esta zona, que los habitantes de Sitges habían exportado a América desde el siglo XVIII. El año 1881 verá llegar el ferrocarril y las tuberías de gas y agua, por otra parte, la apertura la carretera del Garraf conecta más rápido con Barcelona.
El siglo XX abrió nuevos horizontes. En efecto, el Foment de Sitges, fundado en 1901 trata de fomentar el turismo, promocionando la belleza natural del lugar y el carácter abierto de sus habitantes. El pintor Santiago Rusiñol y el movimiento modernista también contribuyen de gran manera a esta promoción, llegando a construirse en 1901 el que fue considerado como el mejor hotel en Cataluña.

Fuente:
www.raco.cat

Speak Your Mind

*